ETAPA -10- Santo Domingo de la Calzada/ Belorado.

dav
4 de Mayo 2018

Tras el completo desayuno que hice en el Parador de Turismo Bernardo Fresneda en Santo Domingo de la calzada, salí a esperar a mi amiga Lynn en el cruce de la calle principal.

Por delante teníamos 23 kilómetros con un cielo amenazante de lluvia.

Pasado Grañón, ya a la vista de Redecilla del Camino, un espigado cartel informativo da la bienvenida a Burgos y Castilla. De ahora en adelante la ruta francesa transitará durante un par de semanas por los dilatados paisajes de la meseta castellana. El objetivo más próximo es Belorado, situado a la sombra de un picacho donde aún permanecen antiguas cuevas de ermitaños y la ruinas de un mítico castillo“.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Llegamos a Belorado sin que la lluvia nos alcanzase. Después de localizar la Casa Rural donde dormíamos, Lynn y yo, casualmente íbamos a la misma, decidimos comer algo en un Restaurante próximo. Tenía una terraza curiosa y una vista más curiosa aún. Como en Nájera, la montaña rocosa que teníamos en frente, estaba o había estado usada como vivienda años atrás y nos llamó la atención. Volvimos a Casa Rural VERDEANCHO, para descansar y más tarde salimos a visitar esta pequeña y pintoresca población. Nuevamente comprobamos el número de iglesias que hay en estas pequeñas localidades y que viene llamando nuestra atención desde días atrás. Pudimos averiguar que este fenómeno está relacionado con la riqueza del pueblo. Más ricos, más iglesias. Y así se conservan a pesar de la escasa densidad de población.

Como el lugar donde me hospedo es nuevo para mi, realicé el reportaje pertinente para incluirlo en mi BLOG y así facilitar a los lectores la información más precisa para garantizar que el lugar “con encanto” es digno de mención.

Me sorprendió favorablemente la amabilidad del matrimonio que regenta el lugar. Pude tomar un vino junto a la chimenea del salón que es a la vez donde desayunamos al día siguiente. Es un lugar muy acogedor, con detalles decorativos muy curiosos y llamativos.

Por la noche acompañé a Lynn a cenar ya que ella tenía incluida media pensión y en la Casa Rural ya le habían reservado sitio en un Mesón donde pudimos comer, junto a otros peregrinos, el típico “menú de peregrinos”, que no era caro y tampoco muy recomendable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s